Recorriendo Praga – Un Poco de Historia

La capital de la República Checa tiene la merecida fama de ser una de las ciudades más bellas de Europa. Fue creciendo a través de siglos, hasta alcanzar su belleza incomparable.

Se halla protegida desde dos lados por viejos castillos erigidos en las alturas rocosas que bordean el rio Moldava: el Castillo de Praga, y Visehrad. Las casas burguesas, los templos y los Palacios de los más diversos estilos reflejan la atmosfera de la época en que surgieron, el arte y el trabajo de los hombres, sus alegrías y sus tristezas, trasmitiendo el mensaje de sus creadores a las generaciones actuales y futuras.

Por estas calles pasaron los cortejos de honor de los monarcas y las procesiones solemnes, los enviados de otras cortes con sus buenas o malas noticias, los mercaderes…

Un poco de historia

Los primeros asentamientos se remontan a la época cristiana. La ciudad, sin embargo, fue fundada por pobladores eslavos y hasta hoy en día los checos, descendientes de los eslavos occidentales, constituyen el grupo étnico más grande de la población.
Las primeras construcciones urbanas datan del Siglo X, cuando los pueblos eslavos comenzaron a construir fortificaciones en las dos colinas principales desde el punto de vista estratégico para controlar esta zona.

En el Siglo XIV, bajo el reinado de Carlos IV, emperador alemán y rey de Bohemia, Praga se convirtió en la ciudad más grande de Europa con unos 60.000 habitantes en la cual la minoría alemana ejercía una notable influencia política y cultural. Con el fin de subrayar su importancia geopolítica se convirtió también en sede del Sacro Imperio Romano Germánico. De igual importancia era la minoría judía que se asentaba en el barrio judío. En el mismo siglo se fundó también el barrio Hradschin que rodea de la fortificación que data del Siglo X y la Universidad Carolina (Carolinum). Durante el reinado de Carlos IV se efectuó la construcción del puente sobre el río Moldava y se coloca la primera piedra de la Catedral de San Vito.

A principios del Siglo XV se inició la primera corriente reformista de la fe católica, culminando en la reforma bohemia con tintes nacionales por Jan Hus, que fue el detonante de las “Guerras de los Husitas”. En 1471 las autoridades católicas le condenaron a la hoguera en la ciudad de Constanza. En 1526 los Habsburgo subieron al trono de Bohemia con Fernando I, que llama a los Jesuitas para suprimir la religión protestante, con la cual la Contrarreforma se impone en esta zona.

El arte renacentista florece especialmente durante el reinado de Rodolfo II, nieto de Fernando I, convirtiendo a Praga en metrópolis del Imperio. Reunió en su corte a grandes científicos como Tycho Brahe y Johann Kepler y a artistas como Archimboldo, Adrián de Vries y el gran filósofo Giordano Bruno.

Después de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) la nobleza enriquecida hizo alarde de su fausto con edificaciones civiles y Palacios, dejando de esta manera la impronta barroca en la ciudad.

El Siglo XIX esta caracterizado por la cultura Burguesa, manifestándose especialmente en la música y la literatura. El desarrollo de Praga durante los últimos siglos estuvo en estrecha conexión con Viena y la cultura de habla alemana.

Con el desmembramiento del Imperio Austro-húngaro, Masaryk en 1918 proclamó la República Checa, que se hundió en 1939 por la ocupación de Hitler.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial en 1945, empezó la expulsión de los sudetes y en 1948 llegó al poder el partido comunista. Los aires de una reforma política llamada “La Primavera de Praga” fueron suprimidos en 1968 por las tropas del Pacto de Varsovia. En 1989 “La Revolución del Terciopelo” acabó con el predominio del partido comunista, instalándose una democracia.

Praga hoy…

La ciudad de Praga se encuentra dividida en cinco barrios:

  • El castillo de Praga
  • Hardcany
  • Mala Strana
  • Ciudad Vieja (Stare Mesto)
  • Ciudad Nueva (Nove Mesto)
Categoría: Croacia, Praga |