Recorriendo Praga – Sitios De Interés

El Castillo de Praga

Antigua sede de los príncipes premislitas y reyes checos, simboliza a lo largo de los siglos la soberanía de los piases checos. Fue fundado en los años 80 del siglo IX. El mas celebre gobernante del castillo fue el príncipe Venceslao, quien reinó en la primera mitad del siglo x. Patrono de la ciudad, sus acciones le valieron luego la canonización.

Este castillo medieval a lo largo de los años se transformó en una opulenta residencia renacentista, para luego ser renovada en la segunda mitad del siglo XVIII, que le dio su aspecto actual, con monumentales alas palaciegas de estilo clasicista. El autor de estas obras fue Niclo Pacassi. No obstante el barroco también está presente como en la “Puerta de San Matías”.

Para entrar al castillo, el visitante tiene distintas maneras de hacerlo: desde la puerta que da a la Torre Negra o desde la Plaza Hradcany.

Entrando por la Plaza Hradcany, se accede al primer patio, donde tiene lugar las ceremonias de la guardia del castillo. De allí se pasa al segundo patio, en el cual se destaca la Capilla de Santa Cruz de fachada clasicista, hoy resguardo de los tesoros de San Vito y luego se puede llegar al tercer patio a través del ala oriental del castillo. Este es el más espacioso y desde allí se accede al Templo de San Vito, a la Sala de Vladislao, a las Oficinas de la Presidencia y Plaza San Jorge con la Basílica del mismo nombre. Domina la silueta del castillo.

La catedral de San Vita: Esta catedral se terminó en su forma actual gracias a los arquitectos Mocker y Hilbert en los siglos XIX y XX. El edificio es de tres naves longitudinales y un crucero, al cual se accede por la puerta de oro, encima de la cual se encuentra la cámara donde se guardan las joyas de la corona. De las capillas que se encuentran en esta catedral, la más valiosa es la de San Wenceslao, situada al este de la puerta de oro- en ese lugar fue sepultado en 953 San Wenceslao.

El templo es monumental, tiene 124 m de longitud, el ancho del crucero es de 60m, y la altura de la bóveda de la nave central es de 34m. El segundo mayor santuario del castillo es la Basílica románica,

San Jorge: Tiene tres naves con dos torres blancas. Su aspecto actual proviene de la renovación realizada después de 1142, y representa así el monumento románico mejor conservado de Praga. Posee restos de pinturas románicas de comienzos del siglo XIII. En la nave central se encuentra sepultado el fundador de la iglesia, el Príncipe Vratislav. El periodo renacentista, deja en el frente meridional del cuerpo de las tres naves, una puerta con columnatas y tímpano, cuyo relieve representa a San Jorge, luchando con el dragón. Se accede a su interior por la entrada principal de la Plaza San Jorge.

Nueva Prebositura: Edificio pseudogótico que cierra la Plaza San Jorge. De allí, una callejuela nos conduce al célebre restaurante “Na Vikarce”.

Entre la plaza de San Jorge y la Torre Negra, varios edificios bordean la interesante Callejuela Jirska. Entre ellos el Hogar de Las Damas: situado donde antiguamente se levantaba el Palacio Rozmberk y el Hermoso.

Palacio Lobkowitz

Callejuela de oro: Ningún visitante del castillo, podrá dejar de visitar esta callejuela, cuyas casetas diminutas, pegada a una de las murallas del castillo (muralla del foso de los ciervos), dejaron los fusileros y orfebres de la época de Rodolfo II.

Jardines del castillo: Su belleza propia se ve realzada por el grandioso panorama de Praga. Suele constituir una experiencia extraordinaria el paseo por estos jardines, que fueron arreglados en el siglo XX por el arquitecto Plecnik. Es frecuente la organización de conciertos en estos jardines.

Recorrer el castillo con todos sus monumentos históricos y culturales, demanda un día entero. Es también un espectáculo apreciado, la ceremonia del Cambio de Guardia del castillo.

Hradcany

El origen de esta villa vasalla, se registra en 1320, siendo su fundador Hynek Berka de Duba encallada en la colina de Hradcany, al oeste de las murallas del castillo, comenzó a poblarse, dado la cercanía del castillo, y a las crecientes necesidades en materia de servicios que los príncipes necesitaban, propiciando así el desarrollo de los oficios. La villa estaba parcialmente amurallada y poseía tres puertas.

El lugar más atractivo es La Plaza De Hradcany, desde donde se puede observar el frente occidental de los Palacios del castillo de Praga, con las torres de la Catedral de San Vito.

Plaza de Hradcany: Esta rodeada de bellísimos Palacios, como El Palacio Episcopal, de estilo barroco tardío, y con elementos en la fachada del rococó.

Palacio Sternberk: Se exponen algunas colecciones de la Galería Nacional.

Palacio Toscano: Construido en estilo barroco romano.

Palacio Schwarzenberg: Notable edificio renacentista, hoy abriga una exposición permanente de historia militar.

Iglesia de San Benedicto: En el lado izquierdo de la plaza, junto al convento del mismo nombre

Palacio Martinice: De estilo renacentista, perteneció al gobernador Martinice, el cual fue defenestrado en 1618.

Plaza de Loreta: En ella se encuentran:

Palacio Cernin: Fue construido en el siglo XVII. Durante la ocupación francesa en Praga en 1742, el Palacio sufrió serios daños, pero fue reconstruido de inmediato. Actualmente es sede del ministerio de asuntos exteriores.

Iglesia de Santa Maria de Los Angeles: Esta sencilla iglesia, es muy visitada, sobre todo en vísperas de navidad, cuando se exponen pesebres con figuras de verdadera magnitud.

Loreta: Edificios del lugar de peregrinación, posee la Iglesia de la Natividad, y el célebre Carillón de la torre del frente. En su tesoro, se destaca una custodia de diamantes.

Desde la Plaza de Loreta, descienden dos calles: Kapucinska y Cerninska. Ambas desembocan en una pintoresca zona de Hrancany, de atmósfera casi rural: “EL NUEVO MUNDO: “tiene su origen en el siglo XV y sus casitas de una planta con frentes de los siglos XVIII y XIX, hasta hoy están habitadas. En una de esas hermosas casas se encuentra hoy el apreciado restaurante “De la Pera de Oro”.

Suburbio Phorelec: su nombre (La Quema) deriva de los numerosos incendios que lo azotaron.

Monasterio de Strahov: Obra posterior a 114. Junto con su iglesia, se encontraba antiguamente entre los edificios más importantes de la época, dado a sus dimensiones y riqueza los antiguos soberanos lo favorecieron siempre con su atención, no solo por su fama de institución cultural, sino también por motivos estratégicos, ya que está situado en un lugar apropiado para la defensa. Los edificios del monasterio, son inseparables de la figura de Praga. Sus muros blancos y las torres de la iglesia no pueden pasar desapercibidos

Mala Strana

Es una de las zonas más agradables de Praga. Se extiende al pie del castillo de Praga y las laderas de Petrin, hasta la ribera del Moldava. Fue una ciudad real amurallada, dotada de sus propios organismos de gestión-
Se encuentran en esta zona la Iglesia de San Nicolás, monasterio de santo tomas, la iglesia de San Juan de la Ropa, el Palacio Renacentista Smiricky. Hermosos Palacios barrocos como: El Nostiz, el Palacio Buquoy.

El Palacio Thun: Es hoy sede el Parlamento de la República.

El Templo de San Nicolás: Posee una gran cúpula y un elevado campanario de estilo barroco “Venecia de Mala Strana” cuyas casitas acarician un brazo del Moldava.

Actualmente es el barrio de Mala Strana, donde los visitantes podrán encontrar a su paso monumentos de la arquitectura del pasado y pintorescas calles y callejuelas, pudiendo además respirar el aire puro de los parques y jardines.

Categoría: Croacia, Praga |